Martes, 17 Septiembre 2019

N Noticias

Un vecino transformó un punto de arrojo de basura en un espacio recreativo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Se trata de Fernando Ferreyra, del barrio Los Manzanos.

Ferreyra es estudiante de la diplomatura de Operador Socioeducativo en Derechos Humanos y Construcción de Ciudadanía -que se dicta en la sede de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) en Berazategui-, gestionó acciones para poder recuperar un punto de arrojo de basura y transformarlo en un espacio de recreación para niños de la zona

Los vecinos teníamos un gran problema en el barrio. Había mucha suciedad acumulada. Era un gran foco de infección y, además, generaba problemas para transitar. Parte de la basura era la que desechaban los mismos vecinos, porque estábamos acostumbrados a eso y lo asimilamos de ese modo. Se había convertido un punto de arrojo de basura de, incluso, personas de otras zonas, expresó el joven de Los Manzanos.

Sobre el paredón de la intersección de 122 y 13, Fernando Ferreyra señaló: El Municipio envió varias veces los camiones para que se encarguen de la limpieza, pero no duraba mucho y volvía todo a su estado. Entonces entendí que había que hacer un trabajo con los vecinos, los convoqué y nos reunimos. Tratamos de llegar a un acuerdo para que cada uno tome la responsabilidad de no tirar la basura. Así que ese fue el primer paso que dimos: hacernos cargo de nuestra responsabilidad.

En la actualidad, este espacio se mantiene limpio y es aprovechado por los niños de la zona. Hay una hamaca y calesita, y además en las paredes se encuentran pintadas imágenes de dibujos animados clásicos.

La idea principal de los vecinos era que no se tire más basura, pero yo quise dar un paso más y profundizar en esto, aprovechar el lugar para que sea un espacio de recreación y un punto de encuentro. Es por eso que redacté una carta y se la entregué en mano al Dr. Juan José Mussi, que había venido a visitar a los vecinos del barrio, en el Club Los Manzanos. No quería perder la oportunidad y expliqué mi objetivo. Y por suerte, el Doctor tiene esa característica de acercarse a la gente y escucharnos, comentó el impulsor de la iniciativa.

En este sentido, agregó: A los 2 días vinieron camiones con tierra y empezaron a rellenar la zona. También, vino la gente de la cooperativa, cortaron el pasto y plantaron árboles. Además, desde el Área de Alumbrado Público arreglaron las luces que estaban rotas y, con todas esas reformas, se modificó el aspecto del barrio. Hoy me genera un gran orgullo y felicidad. Veo que los chicos se juntan y tienen un espacio para divertirse y jugar. Y, por otro lado, a raíz de esto los vecinos estamos más unidos.