Jueves 06 Agosto 2020

N Noticias

2º encuentro virtual de Manchas 2020

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 


La Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Berazategui continúa propiciando este espacio para compartir los trabajos desarrollados y realizar de forma libre y creativa una interpretación personal de las propuestas de trabajo.

GALERÍA DE OBRAS - CLICK AQUÍ

"Ciudades invisibles"

“Las ciudades y los ojos” Moriana

de Italo Calvino


1- Las ciudades y los ojos. 5

Vadeado el río, traspuesto el paso, el hombre encuentra enfrente, de pronto, la ciudad de Moriana, con sus puertas de alabastro transparentes a la luz del sol, sus columnas de coral que sostienen los frontones con incrustaciones de piedra serpentina, sus villas todas de vidrio como acuarios donde nadan las sombras de las bailarinas de escamas plateadas bajo las arañas de luces en forma de medusa. Si no es su primer viaje, el hombre sabe ya que las ciudades como ésta tienen un reverso: basta recorrer un semicírculo y será visible la faz oculta de Moriana, una extensión de metal oxidado, tela de costal, ejes erizados de clavos, caños negros de hollín, montones de latas, muros ciegos con inscripciones desteñidas, asientos de sillas desfondadas, cuerdas buenas sólo para colgarse de una viga podrida. De parte a parte parece que la ciudad continuara en perspectiva multiplicando su repertorio de imágenes: en cambio no tiene espesor, consiste sólo en un anverso y un reverso, como una hoja de papel, con una figura de este lado y otra del otro, que no pueden despegarse ni mirarse.

2- Conversación entre Polo y Kublai Kan
Kublai: Tal vez este diálogo nuestro se desenvuelva entre dos miserables apodados Kublai Kan y Marco Polo, que revuelven en un basurero, amontonan chatarra oxidada, jirones de trapos, papeles viejos, y borrachos, con unos pocos sorbos de mal vino, ven resplandecer en torno todos los tesoros del Oriente. Polo: Tal vez del mundo haya quedado un terreno baldío cubierto de inmundicias y el jardín colgante del palacio del Gran Kan. Son nuestros párpados los que los separan, pero no se sabe cuál está dentro y cuál fuera.